Ultimamente…

julio 28, 2010

Cuando le preguntaron a José Saramago cual era la razón por la que los escritores optaban por esa profesión, él contestó llanamente: ‘el escritor escribe para que lo quieran’.  Su razonamiento tenía que ver con lo obvio, el escritor necesita ser leído para sentir su creatividad consolidada . La frase me rondó por mucho tiempo porque en ese entonces ponía todos mis pensamientos y sentimientos en papel. En un cuaderno de pastas duras algo descuidado por traerlo de arriba a abajo y ligeramente abierto por tanto uso, ahí estaba yo resumido, esperando. Esperando a alguien dispuesto a tomar mis notas,  leerlas cuidadosamente y al terminar me diría que quiere estar conmigo a pesar de lo mediocre,  indeciso y cualquier defecto que se me pueda agregar. El querría estar conmigo. Me apena confesar esto pero supongo que todos soñamos despiertos.

Ultimamente he tenido varias citas,  primero S hace un par de meses , luego D quien terminó siendo un one night stand, a veces como con B y siempre estamos en contacto por teléfono, a CL lo conocí el fin de semana pasado y ya tengo planeado un cafe con N para el proximo martes, además de esa extraña pero adictiva relación que tengo con C. Es oficial: padezco de esa necesidad de ser querido.

Ninguno de ellos terminará en una relación de pareja, con dos de ellos no me veo en esa situación, con otro él no me considera su tipo, con otro todo terminó siendo físico y a pesar de que siento algo muy fuerte por C, esa relación no parece tener algún futuro. Siento que todos somos inmaduros en cuestión de citas, no pasamos por ese calvario de la adolescencia donde un muchacho heterosexual puede lidiar con el flirteo, las hormonas y el lidiar con otra persona para desarrollar una relación de pareja. En mi experiencia, yo nunca tuve ese “fogueo” por ponerle un nombre.

Siento que esto es una combinación de esa necesidad de una relación de pareja además de la inmadurez de la que gran parte de los homosexuales somos victimas.  Como dice una canción… “We’re just a million little god’s causin rain storms, turnin’ every good thing to rust.”

Anuncios

329618172_01e20a80e3.jpg

En la película Brokeback Mountain, se hace una referencia al pasado de Ennis del Mar, quien recuerda que en su niñez dos hombres ancianos vivían juntos en una relación, aunque eran bastante rudos eran el hazmereír del pueblo y finalmente uno de ellos la victima de crimenes de odio.

Todo eso me hizo pensar, porque había ciertas cosas que me hacían ruido de la situación, ¿Hombres ancianos homosexuales? y ¿viviendo una relación de pareja justo en medio del midwestern americano? La situación puede parecer casi imposible, no dudo que hubiera homosexuales en ese lugar y en esa época pero imagino que todos se encontraban muy bien guardados en el closet.

Dejando de lado la situación de la película, me pregunto ¿Cuantas personas homosexuales de la tercera edad he visto por la calle? Ya me imagino que alguien levantará la mano y dirá, pero ¿cómo reconocer un homosexual por la calle? La primera respuesta obvia es si el homosexual es amanerado, y eso no cubre todo el espectro gay de la sociedad. Tomando en consideración que nadie de nosotros tiene un gaydar preciso, entonces mejor preguntémonos ¿Cuantos homosexuales de la tercera edad conoces?, ¿Cuantos ancianos viven solos y sabes que nunca formaron una familia?, ¿Cuantos hombres conoces que muestren cierta femeneidad y un montón de arrugas de edad?, ¿Cuantos viejitos no cuentan nada sobre las mujeres que conquistaron en los 40’s y 50’s y prefieren quedarse callados? ¿Cuantos hombres viejos conoces que viven en pareja y su relación parece que va más alla de la amistad y la fraternidad?

Tú como homosexual ¿Te has imaginado siendo un hombre de edad avanzada?

Y a todo esto surgen nuevas preguntas, ¿Será que pocos de nosotros nos atrevemos a pensar en la tercera edad porque nos predisponemos a la condena del VIH e inconscientemente no imaginamos llegar a esa edad?, ¿Será que imaginamos que nos casaremos para evitar la condena social?, o ¿Será que preferimos evitar el tema porque sabemos que lo único seguro que nos espera será la soledad, sin familia en cual apoyarte?, y para aquellos que crean en las nuevas familias gay (que en realidad son parejas nada más), ¿resistirá esa relación los embates del tiempo y de la rutina, la falta de hijos que crean los lazos de cariño en una familia?

Hoy me pregunté demasiadas cosas, que quizá sean demasiado tontas.

Lucha de Gigantes

agosto 16, 2007

Siempre me ha gustado “Lucha de Gigantes” de Nacha Pop, pero era más un gusto por el sonido y la melodía de la canción, de esas tonadas que se te pegan y no puedes evitar cantar e imitar el timbre de voz del cantante tan particular.

Hasta ahora es que me he preguntado, (y por eso coloco este post con etiqueta “preguntas que siempre me hago”) ¿de qué trata Lucha de Gigantes?, ¿Qué es lo que quieren decir todas esas frases en conjunto, ya que en individual tienen mucho sentido, pero toda la canción no me parece que hable de una sola situación ni de una historia?

Personalmente me gusta mucho la simple frase “deja que pasemos sin miedo” porque realmente tiene mucho sentido y cualquiera se puede sentir identificado con la fuerza de ese enunciado, además tiene un efecto tan impresionante cuando después de esa última línea escuchamos la salida de la canción.

¿Alguien que me de su opinión?, ¿Alguien que me diga según su punto de vista de que trata la canción?… Ahi va la letra para el que quiera leer detenidamente.

Lucha de gigantes
convierte,
el aire en gas natural
un duelo salvaje
advierte,
lo cerca que ando de entrar
En un mundo descomunal
siento mi fragilidad.

Vaya pesadilla
corriendo,
con una bestia detras
dime que es mentira todo,
un sueno tonto y no mas
Me da miedo la enormidad
donde nadie oye mi voz.

Deja de enganar
no quieras ocultar
que has pasado sin tropezar
monstruo de papel
no se contra quien voy
o es que acaso hay alguien mas aqui?

Creo en los fantasmas terribles
de algun extrano lugar
y en mis tonterias
para hacer tu risa estallar

En un mundo descomunal
siento tu fragilidad.

Deja de enganar
no quieras ocultar
que has pasado sin tropezar
monstruo de papel
no se contra quien voy
o es que acaso hay alguien mas aqui?

Deja que pasemos sin miedo.

Cuando tenía 8 años, un amigo y yo eramos los únicos que no nos gustaba el fútbol, así que en la clase de educación física, siempre eramos tres los que preferíamos hacer otra cosa que jugar soccer, Rodrigo como recuerdo se llamaba mi amigo, Julio un compañero que tenía secuelas de polio y no podía caminar bien y yo.

Platicábamos entonces de lo poco lógico que era patear una pelota e ir tras ella, lo de Julio era más un problema de resentimiento a la vida, pero lo de Rodrigo y yo, era más que nada, poca empatía al deporte.

Un día a la hora de la salida, y cuando nuestras respectivas madres fueron por nosotros,  nos encontraron juntos y platicando en una banca del parque del colegio, nos despedimos y para el siguiente día todo había cambiado… Rodrigo dejó de hablarme y empezó a jugar fútbol como todos los demás, creo firmemente que se obligaba a hacerlo, pero ahí estaba  él punteando el balón y siguiéndolo como borrego, para mi, Rodrigo seguía siendo mi amigo a pesar de que ya no me hablara, pero había perdido esa cualidad que lo hacía diferente a los demás, era ahora uno más de “ellos” que yo no comprendía quienes eran, pero que luego entendería que pasó a formar parte de ese grupo, el grupo que juzga y que me he encontrado a lo largo de mi vida.

Un mes después me mudé junto con mi familia a una ciudad de la costa, y hoy es el día en que siempre me pregunto, ¿qué habrá sido de Rodrigo?

En la película Babel, Cheiko le escribe una nota al policía y se la guarda en la camisa, al final de la película él lee esa nota y pone una expresión que no puedo descifrar, pero nunca nos enteramos de su contenido.

¿Qué demonios fue lo que escribió Cheiko en esa nota? 

 

cheiko.jpg